Article 6

Nuestras manos entran en contacto con más superficies y elementos que cualquier otra parte del cuerpo, pero ¿cómo el lavado de manos puede proteger a tu familia? Hemos examinado de cerca el motivo por el cual el hábito aparentemente simple de lavarse las manos con agua y jabón es tan importante y cómo realmente puede ayudar a protegerte a vos y a tu familia de muchos gérmenes que causan enfermedades.

Bebés

Si tenés un bebé o un niño pequeño, es esencial que practiques una buena higiene de las manos. Los bebés son especialmente vulnerables a la enfermedad debido a que sus sistemas inmunológicos aún no están maduros. Lavarse las manos con agua tibia y jabón antes de recoger a tu bebé, e insistir en que otros miembros de la familia o los visitantes hagan lo mismo, ayudará a proteger a tu bebé de gérmenes potencialmente dañinos. Para la protección sobre la marcha podés tener un alcohol en gel con vos , de esta manera si estás afuera de casa podés desinfectarte rápidamente las manos, incluso si no hay agua y jabón disponibles para su uso.

Si tenés un bebé o un niño pequeño, siempre hay que lavarse las manos en las siguientes situaciones:

  • Antes de recoger a tu bebé
  • Antes de alimentar a tu bebé
  • Antes y después de cambiar el pañal de un bebé

 

Niños

Los niños también son vulnerables a las enfermedades, como la gripe y las enfermedades diarreicas, porque todavía están construyendo sus sistemas inmunológicos a muchos virus diferentes. Estos tipos de enfermedades se propagan rápidamente, especialmente cuando muchos niños están en estrecho contacto en la escuela o guardería, a través de superficies contaminadas. Se ha demostrado que lavarse regularmente las manos con jabón y  agua, reduce significativamente la tasa de enfermedades. Asegurate de establecer un buen ejemplo para tus hijos y enseñales la práctica de la buena higiene de las manos desde una edad temprana.

Deberías enseñar a tus hijos a lavarse siempre las manos:

  • Antes de comer (en casa y en la escuela)
  • Después de jugar afuera
  • Después de usar el baño
  • Cuando regresan de la escuela

 

Mamá y Papá

Mamá y papá son los jefes de la casa y los cuidadores de los niños, así que no es sólo importante para ellos tener manos limpias, sino también es importante para sus hijos. Los padres tienen mucha responsabilidad en el hogar, manteniéndolo limpio, cuidando de los niños y preparando comida que el resto de la familia come. Para todas estas cosas y más, es muy importante que los padres mantengan sus manos limpias. La forma más fácil de hacerlo es lavarse las manos con la mayor frecuencia posible con agua y jabón, para evitar la propagación de gérmenes no deseados.

Ejemplos de cuándo debes siempre lavarte las manos incluyen:

  • Antes de preparar los alimentos
  • Después de manipular alimentos crudos
  • Después de hacer tareas domésticas como vaciar la basura o limpiar la cocina
  • Antes y después de cuidar a los niños que estén enfermos

 

Técnicas correctas de lavado de manos

Para asegurarte de que tus manos estén limpias y protegidas de los gérmenes que causan enfermedades, enseñá a tu familia a seguir nuestra sencilla guía de lavado de manos de 8 pasos

  1. Mojar las manos con agua corriente tibia y limpia
  2. Aplicar jabón sobre las manos
  3. Frotar las palmas juntas, (lejos del agua)
  4. Frotar los dedos y los pulgares y los espacios entre ellos
  5. Frotar las uñas en las palmas de las manos
  6. Frotar la parte posterior de cada mano
  7. Enjuagar con agua corriente limpia
  8. Secar con una toalla limpia o una toalla de papel

Simplemente lavándote las manos con agua y jabón podes protegerte a vos y a tu  familia de enfermedades.

 

FUENTES:

http://www.nhs.uk/

http://www.healthpages.org/

http://healthcare.utah.edu/

http://www.cdc.gov/handwashing/