621 HEALTHY SKIN 740X400

La piel es el órgano humano más grande, cubre el cuerpo entero y contiene el 20% del agua. Está llena de lípidos y proteinas que la mantienen saludable y humectada, y tiene funciones vitales de protección de la salud, tales como protegernos de las infecciones y ayudarnos a regular la temperatura. Así que ¡cuidá tu piel!

Esto es algo que a menudo damos por sentado, pero nuestra piel tiene cuatro funciones protectoras de la salud que nos ayudan a mantenernos saludables y hasta nos protegen del peligro.

1. Protección

Tu piel es tu primera línea de defensa del mundo exterior y actua como capa protectora para su cuerpo. Es un "filtro natural" eficaz contra la infección y las bacterias indeseadas.

2. Regulación de temperatura

Tu piel es vital para mantener al cuerpo en la temperatura óptima de 37°C y protegerlo de el calor y el frío extremos. Cuando tiene calor, los vasos sanguíneos se dilatan bajo la piel y el cuerpo transpira para bajar la temperatura. Contrariamente, cuando tiene frío, los vasos sanguíneos se contraen bajo la piel y reducen el flujo sanguíneo para mantener y tu temperatura central y reducir la pérdida de calor.

3. Mecanismo de defensa

La piel funciona junto a su sistema inmunológico, puede reconocer agentes infecciosos y activar las defensas naturales del cuerpo.

4. Tacto y sensación

La piel está cubierta por millones de terminaciones nerviosas muy sensibles que le permiten sentir el calor y el frío para que puedas sentir lo que hay en y contra su piel. Esas terminaciones nerviosas mandan mensajes a tu cerebro para proteger al cuerpo del peligro, asi que es por esto que es importante que tengas tu piel saludable.

¿Cómo podes mantener tu piel saludable?
La higiene personal y de las manos juega un papel crucial al prevenir la propagación de enfermedades e infecciones. La mala higiene personal puede causar afecciones cutáneas, olores desagradables e infecciones bacteriales u otror tipos de infecciones cutáneas.

Todos los días tus manos entran en contacto con virus y bacterias potencialmente dañinos, al usar el baño o al solo tocar las superficies que lo rodean. Como consecuencia, la higiene de las manos es particularmente importante, ya que las manos contaminadas y el no practicar una buena higiene de las manos contribuye a la propagación de enfermedades infecciosas.