Illness Prevention Article2 740X400 Getty 492691521

Los gérmenes están por todas partes pero la mayoría de ellos son totalmente inofensivos. Algunos incluso pueden hacernos bien, al igual que las bacterias en nuestro intestino que ayudan a la digestión. Lo importante es proteger a nuestras familias de los gérmenes que pueden causar enfermedades bacterianas y otras infecciones.

¿Cómo se propagan los gérmenes?

Las bacterias dañinas pueden ser traidas a tu casa por personas o mascotas, o pueden venir en alimentos o agua contaminada.

Cómo se propagan, en parte se debe a nosotros. Limpiar superficies contaminadas sin la higiene adecuada (como por ejemplo, con un paño que no se limpia con frecuencia) puede esparcir rápidamente estos gérmenes hacia otras áreas.  Sin saberlo, también podemos levantar gérmenes en nuestras manos a medida que pasa el día. Luego pueden ser transmitidos a cualquier cosa que toquemos hasta que volvamos a lavar nuestras manos. 

De la misma manera, si una persona tiene una enfermedad viral como la gripe, pequeñas gotitas de humedad de su boca pueden transmitir gérmenes al aire cuando tosen, estornudan o hasta respiran. Estas pueden contaminar cualquier superficie en la que aterricen, o infectar a otras personas cuando las inhalan.

A esto lo llamamos "cadena de infección": bacterias y otros gérmenes dañinos que se pasan accidentalmente de una persona a otra causando una infección. Afortunadamente, la cadena puede romperse.

Cómo romper la cadena de infección

La mejor manera de frenar la propagación de gérmenes es a través de una buena higiene. Aquí tiene algunas maneras de ayudar:

  • Lávese las manos con frecuencia, especialmente antes y desoues de comer, preparar alimentos, luego de toser, estornudar, usar el baño o cambiar un pañal.
  • Cubra su naríz y boca con un pañuelo descartable cuando tosa o estornude. Ponga todos los pañuelos usados directamente en el tacho de basura y lávese las manos.
  • Trate y prepare los alimentos de manera segura. Lávese las manos y limpie las superficies con frecuencia, separe los alimentos crudos de los cocidos, cocine los alimentos cuidadosamente y enfrie los alimentos frescos o cocidos para detener el crecimiento de bacterias.
  • Las vacunas —o inmunizaciones— son una manera excelente de protegerse de las infecciones serias. Asegúrese de que su familia esté al día con las vacunaciones recomendadas por su médico.
  • Limpie y desinfecte las superficies con frecuencia, particularmente las superficies que están en contacto con alimentos o que se tocan a menudo, tales como canillas, picaportes y teclados de teléfono.

Limpiar o desinfectar: ¿cuál es la diferencia?

Limpiar significa quitar suciedad y algunos gérmenes, generalmente con detergente y un buen enjuague con agua caliente. Para varios artículos pequeños —como cubiertos y vajilla—, esto es suficiente para que sea seguro usarlos.

Desinfectar significa matar la mayoría de los gérmenes posible. Es importante para superficies más grandes o superficies fijas donde un enjuague completo no es posible, como mesadas, inodoros, lavabos y teléfonos. Generalmente, desinfectar las superficies de su casa es una de las mejores maneras de evitar la propagación de gérmenes y bacterias dañinos.

Recuerde que incluso en un hogar limpio, las bacterias dañinas pueden encontrar la manera de ingresar. Lo invitamos a mirar nuestro sitio para más información sobre enfermedades comunes y nuestros consejos para cuando usted o su familia se enfermen.