55 LAUNDRY 740X400

Por la naturaleza tan delicada de las telas de hoy en día y, haciendo el esfuerzo de reducir los costos de energía, el lavado en casa tiende a hacerse a una temperatura de entre 30⁰ y 40⁰C. Sin embargo, cuando lavas a temperaturas menores a los 60⁰C, las bacterias y otros gérmenes pueden sobrevivir y transferirse entre tus prendas durante el lavado, lo que representa un riesgo para tu salud.

Durante tus actividades cotidianas, las bacterias pueden crecer en tu ropa. Los artículos más probables a contaminarse son aquellos que tienen contacto directo con el cuerpo o que son usados en áreas potencialmente contaminadas del hogar. Estos artículos de alto riesgo incluyen la ropa interior (y las medias), las toallas de uso personal, las toallas de tocador, los pañales reusables, los equipos deportivos, la ropa de cama y los trapos y toallas que se utilizan durante la preparación de los alimentos en la cocina. Aquellos artículos que no están en contacto directo con el cuerpo, por ejemplo las prendas 'exteriores', tienen menos probabilidades de ser una fuente de infección, salvo que hayan sido contaminadas por vómito o materia fecal.

El riesgo de infección puede crecer significativamente en ciertas circunstancias:

  • Cuando un miembro de la familia tiene diarrea o vómitos;
  • Cuando un miembro de la familia tiene una infección en la piel o una herida; o
  • Cuando un miembro de la familia tiene inmunidad reducida.

Para asegurarse que el lavado de tu ropa es higiénicamente limpio —no solo visiblemente limpio— siga estos simples consejos:

  • Para los artículos de alto riesgo, o en los momentos de mayor riesgo, lava tu ropa a una temperatura más alta - mayor a 60°C.
  • Cuando esto no es posible, o elegis lavar a baja temperatura —menor a 60°C— asegurate de añadir un sanitizante o desinfectante.
  • Lava los artículos que hayan sido usados alrededor de la comida, por ejemplo toallas y trapos, separados de otros artículos.
  • Cuando laves pañales reutilizables, quita todo el material sólido con una toallita y tiralo en el inodoro. Lavá los pañales en forma separada usando un ciclo de prelavado seguido de un lavado caliente (mayor a 60°C).
  • No prelave artículos sucios a mano en bachas o áreas cercanas al lavarropas ya que estos pueden contaminar el área.
  • Si lavas la ropa de tu bebé (excluyendo los pañales) junto con los demás artículos regulares, añadí un producto desinfectante para asegurarse de que tu lavado sea uno higiénicamente limpio.
  • Si un miembro de la familia o tu bebé no se encuentra bien, trata de lavar tu ropa en forma separada con un producto desinfectante para minimizar el riesgo de propagar cualquier infección.
  • Seca los artículos lo más pronto posible después de lavar (por ejemplo, no los deje húmedos durante la noche) ya que cualquier germen que haya quedado puede multiplicarse.
  • Cuanto más alta sea la temperatura, más gérmenes eliminará. Para detener el crecimiento de las bacterias y otros gérmenes en su lavarropas, ponelo en un ciclo de 90°C (o la temperatura más alta que le permita) una vez a la semana. Mantene la tapa y la bandeja del detergente abiertas después de cada uso permitiendo que las superficies interiores se sequen.
  • Lavate las manos minuciosamente luego de manipular la ropa sucia.